Skip to main content
< Volver a noticias
Los cinco socios fundadores de la spin-off (Foto: Inbrain Neuroelectronics).
 16.03.2022

Inbrain, una spin-off del ICN2 e ICREA pionera en bioelectrónica, se incorpora al Parque Científico

Inbrain Neuroelectronics -una spin-off del ICN2 e ICREA, dedicada al desarrollo y comercialización de interfaces neuroelectrónicas de grafeno y sistemas de neuromodulación inteligentes para tratar enfermedades neurológicas- ha puesto en marcha un nuevo laboratorio en el Parque Científico de Barcelona. La compañía, que en 2021 captó 14 millones de euros en una de las rondas más grandes del sector medtech español, ya ha validado in-vitro e in-vivo su tecnología.

Inbrain Neuroelectronics se fundó en 2019 como spin-off del Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2) e ICREA -socios del Graphene Flagship– de la mano de Carolina Aguilar (CEO), neurocientífica y business executive con más de 15 años de experiencia en medtech; Jose A. Garrido (CSO), investigador ICREA y líder de grupo en el ICN2; Kostas Kostarelos (consultor independiente), líder de grupo en el ICN2 y director de Nanomedicina del National Graphene Institute y de la Facultad de Biología, Medicina y Salud de la Universidad de Manchester; Anton Guimerà-Brunet (Technology advisor), investigador del IMB-CNM (CSIC), con una sólida formación en desarrollo de dispositivos médicos y la integración de sistemas para nuevas tecnologías; y Bert Bakker (CTO), un ejecutivo y reconocido experto en el campo de la electrónica, con más de 30 años de experiencia en desarrollo de dispositivos médicos de alto riesgo (Clase III) en importantes compañías internacionales.

Completan el equipo directivo de Inbrain, como shareholders, dos expertos de renombre internacional en neurotecnología, Jurriaan Bakker y Michel Decrè.

Inbrain nace de un proyecto de investigación multidisciplinar de frontera, en la intersección del medtech, el deeptech y el digital health, con propiedad tecnológica intelectual, fruto de la colaboración entre el ICN2 y el National Graphene Institute de la Universidad de Manchester. La spin-off se constituyó con la misión de decodificar señales cerebrales a través del desarrollo de terapias neuroelectrónicas inteligentes basadas en la tecnología del grafeno para tratar a pacientes con epilepsia, Parkinson y otros trastornos cerebrales.

Tecnología disruptiva basada en grafeno, bioelectrónica e IA

Los trastornos cerebrales afectan en Europa a más de un 35 % de la población y su coste sociosanitario es de unos 800 000 millones de euros al año. Un 25-35% de los pacientes afectados por las enfermedades neuronales no responden, además, al tratamiento farmacológico actual. En este contexto, los implantes bioeléctricos se contemplan como la alternativa más rápida, segura y con menos efectos secundarios.

Sin embargo, destaca Carolina Aguilar, “las interfaces cerebrales existentes están basadas en metales como el platino y el iridio, con restricciones importantes para la miniaturización y la resolución de la señal. Como consecuencia, hay una tasa de rechazo del 50% de la terapia en pacientes candidatos”.

Ahora, la tecnología de Neuromodulación desarrollada por Inbrain, y cimentada en el grafeno -un material con extraordinarias propiedades- abre la puerta a nueva generación de terapias neuroelectrónicas, impulsadas por el aprendizaje automático (machine learning).

La compañía ha logrado diseñar una interfaz neuronal revolucionaria, basada en inteligencia artificial y big data, con la capacidad de leer y modular la actividad cerebral, detectar biomarcadores específicos de la terapia, y desencadenar respuestas adaptativas para obtener resultados óptimos en tratamientos neurológicos personalizados..

Los dispositivos implantables de la interfaz consisten en matrices flexibles de electrodos nanométricos de grafeno, que tienen el potencial de registrar y proporcionar terapia (estimular eléctricamente) en regiones del cerebro de los pacientes.

“Inbrain está desarrollando la interfaz neuronal menos invasiva y más inteligente del mercado, cuyas ventajas técnicas superan ampliamente los dispositivos actuales en términos de performance eléctrica, y resolución de registro de señales en el cerebro, entre otros. Nuestras interfaces grafeno-cerebro tienen la capacidad de leer a una resolución nunca antes vista, y modular la actividad cerebral con altísima resolución para obtener óptimos resultados en terapias neurológicas personalizadas”, añade la CEO y cofundadora de Inbrain.

Una de las rondas más importantes del sector medtech

En junio de 2020, INBRAIN completó su primera ronda de financiación semilla, liderada por Asabys Partners y Alta Life Sciences, los fundadores de la compañía e inversores privados, junto con el Institut Català de Finances (ICF), Finaves (IESE Business School) y BStartup de Banco Sabadell.

En junio de 2021, la compañía cerró una ronda Series A de 14.3 M€, una de las más grandes en la industria medtech española, coliderada por Asabys Partners y Alta Life Sciences, en la que también participó CDTI Innvierte y dos inversores internacionales, Vsquared Ventures, y TruVenturo GmbH. La operación contó con el follow-on de ICF Venture Tech II, fondo de inversión del Institut Català de Finances.

En julio de este mismo año, Inbrain cerró un acuerdo con el grupo alemán Merck para desarrollar conjuntamente una nueva generación de terapias bioelectrónicas, impulsadas con grafeno, para el tratamiento de enfermedades crónicas graves en las principales áreas terapéuticas de la multinacional farmacéutica.

La colaboración se lleva a cabo a través de Innervia Bioelectronics, una empresa subsidiaria de Inbrain, dedicada al desarrollo y comercialización de sistemas inteligentes de grafeno diseñados para modular señales nerviosas, descodificándolas en soluciones médicas.

Ahora, con la apertura de su nuevo laboratorio en el Parque Científico de Barcelona, la compañía quiere acelerar su proyecto emprendedor: “El ecosistema del parque Científico de Barcelona nos permite acceder a un amplio abanico de servicios científicos y tecnológicos para facilitar nuestra I+D, a la vez que nos brinda la oportunidad de estar en una comunidad científica donde compartir información y conocimiento con otras empresas e investigadores y juntos poder transformar el campo del healthcare”, destaca Carolina Aguilar.